Miles de aficionados blancos esperaron a que salieran los jugadores para apoyarles