La final de Milán servirá para ¿reescribir la historia o agrandar la leyenda?