Madrid se blinda ante la posible llegada de radicales violentos del Legia de Varsovia