Messi y su víctima favorita, el Sevilla