A Messi le sorprendió la falta de presión e intensidad del Madrid y disfrutó como un niño