Messi se puso serio y terminó con los problemas de Barcelona en el Camp Nou