Messi se lo pasó mejor con sus compañeros que con el balón