Messi llega al Clásico como un tiro