Leo Messi, el candidato más silencioso para ganar el Balón de Oro