Messi se vistió de asistente y desempolvó su compás con pases de auténtico lujo