Si Messi ve una amarilla, el Barça podría jugar su primera final sin él en 11 años