A CR7 y Messi les sale un competidor como estrellas: el héroe de la Super Bowl, Tom Brady