Ni Messi ni Suárez tuvieron su día y no pudieron evitar la derrota del Barça