Messi pasa de una cara seria en un mensaje de Luis Enrique a la sonrisa en uno de Aimar