Messi y Cristiano, muy flojos en el Clásico