¿Merece la pena para Florentino tener a Sergio Ramos?