Mensah no aguanta el ritmo del Profe Ortega y trabaja a otro ritmo en el Atlético