Messi y el Papa Francisco, un encuentro fugaz