Mateu Lahoz, un árbitro que nunca pasa desapercibido dentro del campo