Martín Presa, presidente del Rayo Vallecano, no confía en la honradez del fútbol español