Marcelo se da a las agujas por un día y tatúa el brazo a un reportero