Bartra, ¿próximo destino, Sevilla?