Maradona se viste de Dios para salvar al fútbol: solo el amor al fútbol puede salvarlo