Manolo Jiménez: de las sevillanas a las jotas