Ya es costumbre que el Málaga ponga en dificultades al Barcelona