El Málaga más imberbe pasa por encima de un inofensivo Valencia en la Rosaleda