El Málaga tiene un arte de Champions