El Madrid transmite la misma sensación en Manchester que cuando ganó la Décima