El Real Madrid sufrió más de la cuenta ante el Málaga en el Santiago Bernabeu