El Madrid recupera la felicidad: bromas, buen rollo y todos los jugadores con una sonrisa