El Madrid se queda cojo en el centro del campo tras la baja de Casemiro