El Madrid sigue sin convencer y a falta de buen juego: trabajo, intensidad y sacrificio