El Madrid considera un triunfo la marcha atrás de la FIFA para poder fichar en verano