El Barça de Luis Enrique tiene a tiro el récord de imbatibilidad del Madrid de Beenhakker