En el Madrid de Zidane los jugadores disfrutan como niños en cada entrenamiento