Así levantó el Madrid la Supercopa: de la calma de Zidane, a los abrazos de Florentino