El Madrid esperó en el césped del Calderón a que el Atlético levantará la Copa