Madrid y Atlético esperan el fallo final de la FIFA: puede que todo se quede en una multa