El Real Madrid de Ancelotti fue una apisonadora para el Barcelona