La MSN, inseparable en el entrenamiento, feliz por volver a jugar juntos