Los cuatro momentos en los que Luis Suárez volvió a perder la cabeza