Luis Suárez volvió a ser un killer: letal y explosivo en su mejor partido como culé