Luis Suárez, el encargado de tirar del carro del Barcelona ante la ausencia de Neymar