Luis Enrique se mostró tranquilo, optimista y muy crítico tras la derrota de Anoeta