Luis Enrique está tranquilo, pese a tener el Triplete al alcance de su mano