Luis Enrique asume la responsabilidad de la debacle y no esconde los problemas atrás