Luis Enrique evitó el protagonismo y se abrazó con la MSN en el vestuario