Luis Enrique presenció el naufragio de Anoeta cada vez más apagado y pensativo