Luis Enrique ya tiene la lección aprendida