Luis Enrique tendrá que innovar para cubrir las bajas del Barcelona